Blogia
micolumna

Otra de terror apocalíptico

Otra de terror apocalíptico

En estos días en que parece que los mercados vuelven a poner a España en el punto de mira, proliferan muchos análisis apocalípticos, especialmente procedentes de las Islas Británicas. Sin embargo, este que escribe con pseudónimo un tal J.Jacks (se me viene a la cabeza aquel anuncio de colonia barata...) parece basarse en datos bastante trabajados sobre la situación de España. Lo publica en un blog "Desde Londres" de la página Cotizalia. Está muy currado... En fin, que nuestros amigos londinenses nos vayan dando asilo político...

 

El que entienda lo que está ocurriendo, mejor que haga las maletas

 

El Gobierno alemán no fue capaz de cumplir sus objetivos de austeridad en el 2011. No implementó la mitad de los recortes que aprobó, pero exige al resto que los implemente. Esto no es nuevo. Ya incumplió con el Pacto de Estabilidad en el 2001, 2002, 2003, 2004 y 2005 sin ser multada, a pesar del Procedimiento de excesivo gasto.

Cuando el BCE propuso sanciones para corregir unos déficits, que apenas empezaban en el 2003, “Alemania y Francia bloquearon su implementación, conspirando para rechazar la recomendación de la Comisión”. Hay países y países. Cuestión de clase.

Estos fallos para cumplir con los recortes fijados ocurren en el país que tiene por ministro a Wolfgang Schäuble, que dice que “la gente que cree que se puede generar crecimiento sin recortes no ha aprendido nada de la crisis”.

Eso es coherencia, sí señor. "Tú, (España, Italia...) haz lo que yo te digo, no lo que yo hago". El mismo que dice quela única receta es cortar gasto público y un mercado laboral más flexible que darán un incremento en el consumo y en la confianza de los inversores”. 

Después de 236 años de economía de Smith, Ricardo, Marshall, Schumpeter, Keynes, Friedman…la única solución a una crisis es recortar gastos.

En este sistema absurdo en el que vivimos es imposible que el PIB crezca sin gastar, sin endeudarse. Alguien tiene que estar siempre endeudado.

Si se quiere, el sector público de cualquier país monetariamente soberano tiene la capacidad de endeudarse en su propia moneda casi ad infinitum y estimular el crecimiento mediante su política monetaria y fiscal (EEUU, Japón, Canadá…) Esto no es posible en un país que no es soberano monetariamente. Así, España carece de las herramientas para salir de la crisis. Si encima tiene un déficit por cuenta corriente, o el sector público o el privado tienen que pagarlo.

Si el sector público tiene un límite de gasto del 3% (o del 0% según el nuevo Tratado), será el sector privado el que tenga que gastar y endeudarse. Pero existe un límite al endeudamiento privado. El descontrol político-financiero-regulador y la ignorancia ciudadana de la pasada década hicieron que las familias ya alcanzaran ese límite. El resultado es que contraen su consumo y la crisis aparece.

Las crisis desde 1971 se han resultado con más endeudamiento privado. Por eso esta crisis es diferente. El sector privado ni quiere ni puede endeudarse ahora. Es imposible que el PBI crezca. Es imposible la recuperación económica. Por eso la respuesta de los gobiernos es, como ya hemos dicho, imponer más impuestos, penalizar su ahorro y camuflar la situación real de las entidades financieras.

Este es el momento en el que la UE está ahora. La financiación al sector privado cae…

 

Se busca reducir el gasto público y que el PIB crezca a la vez. Esto es imposible y no lo dice este servidor, el Banco de España también. El resultado es la contracción del PIB de la UE en el cuarto trimestre de 2011 por primera vez desde el 2009.

Así, en Italia el consumo privado en comida cayó en enero pasado a niveles de 1981, la compra de vehículos a niveles de 1985 y la producción industrial cayó un 5% en un clima de paro general del 8.6% y del juvenil del 30%. Italia ya está en recesión. Si se añade que el Gobierno italiano aprobó medidas de recorte, a nadie debe sorprender el descenso del PIB del 0.2% y la previsión de decrecimiento del 2.2% para el 2012.

En Irlanda, el país que con más fervor adoptó los recortes, el PIB está en caída libre…

 

…igual en Portugal, que ha aplicado todas las recetas de ajuste que les han impuesto y lo único que ha conseguido es que su déficit se haya triplicado en febrero…

 

La única que se salva es Dinamarca que aprobó medidas de ajuste y estímulo fiscal…

 

En España, descenso del 0.3% del PIB en el cuarto trimestre de 2011, con 2.9 puntos de caída de demanda interna. Descenso de la remuneración de los salarios, descenso del consumo…

 

Las cifras para el 2012 no pueden ser peores…

 

Consolidación fiscal supone reducción del gasto público, que añadido al descenso del consumo privado (60% del PIB) lleva inexorablemente al desplome del PIB.

Si por el lado de la demanda la situación se agrava, por el de la oferta es peor…

 

Industria y el sector Servicios han sufrido las mayores caídas en el cuarto trimestre de 2011 desde el 2009.

El argumento a favor del ajuste es que cuanto menor sector público mejor, que los países del sur han gastado por “encima de sus posibilidades” y que reducir el déficit lleva al aumento de la confianza de los mercados, que animara la inversión privada.

Esta argumentación es falsa. El sector privado puede asignar los recursos tan mal como el público, Italia aún tiene un superávit primario, España tenía superávit público cuando Alemania incumplía el límite del 3% y a los mercados le importa poco si España cumple con el 3% o no para invertir en el país. 

¿Y por qué el 3%? ¿Por qué hay que conseguir el 3%? Ningún estudio dice que con un déficit del 3%, el PIB, el empleo, la producción industrial o el bienestar de los ciudadanos va a crecer. Como Muysken y Van Veen demostraron, el 3% de límite del déficit no tiene ningún fundamento económico. Conseguirlo no garantiza nada.

Esto no significa que las administraciones públicas no tengan que recortar gastos o que el descontrol publico esta permitido. En absoluto. Deben recortar todo el despilfarro de décadas de descontrol.

 

Pero solo con recorte no se sale de la crisis. Es necesario un cambio de todo el sistema político, judicial, al modelo económico, al de organización del país, el educacional… Nos enfrentamos ante una década perdida al carecer España de las bases para crecer por encima del 2.4%. Esta generación ya está perdida. Solo queda intentar salvar a la próxima.

El problema es que ni en España ni en la UE hay interés por este cambio porque supone cuestionar lo que hemos estado haciendo desde 1978 en el país y en la UE.  

Como siempre depende de ustedes qué creer.

El que entienda lo que está ocurriendo y lo que viene, mejor que haga las maletas.

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres